La danza de las mascaritas la tradición que se rehúsa a perderse a pesar de la pandemia

Escrito por el 3 noviembre, 2021

La danza de las mascaritas la tradición que se rehúsa a perderse a pesar de la pandemia
Yoalli Palma
ASUNCIÓN NOCHIXTLÁN, Oax.-
La danza de las mascaritas es un baile propio de San Mateo Etlatongo, Nochixtlán, que se rehúsa a perderse a pesar de la pandemia, tradición que cumple más de 100 años de existencia en la Mixteca.
San Mateo Etlatongo, es una comunidad ubicada a 8 kilómetros de Asunción Nochixtlán, se caracteriza por el baile de las mascaritas en estas fechas.
Para la festividad de todos los santos y fieles difuntos, el primero y dos de noviembre de cada año, en esta comunidad mixteca, se colocan altares en cada una de los hogares, en estas fiestas sale la cuadrilla de mascaritas a bailar cada una de sus figuras, la marcha, la ese, el escondido, la estrella, la granada sencilla, la granada doble, las columnas, las 4 rositas, el molinete y la víbora, culminando con el baile del diablo y la muerte, todas acompañadas con la música de violín.


La comitiva se reúne frente a la presidencia municipal, de ahí se dirige a la iglesia a encomendarse con San Mateo, el patrón de la comunidad, donde bailan e inician el recorrido a todas las casas de la comunidad, casa por casa, piden permiso para ingresar, ya al interior, en el patio les bailan a cada uno de los altares, entre los bailes no falta el picaresco “viejo”, con la máscara puesta los alegres bailarines hacen rimas y bromas, dos días son suficientes para ir por toda la población, recordando a los difuntos y alegrando a los vivos, en cada una de las casas les invitan pan, fruta del altar, en algunas otras viviendas el casero los invita a comer, les dan cervezas o lo que sea su voluntad.

Mientras las mascaritas bailan, los viejos interactúan con la gente echando versos y haciendo comentarios picarescos de los presentes o de acontecimientos vergonzosos dentro de la comunidad; así mismo los diablos y las muertes se encargan de hacer travesuras, cargando a los niños, mojando a los varones y a uno que otro joven despistado, si la broma se pasa de tono, los viejos son los encargados de defender a la víctima y ahuyentar a los diablos.

El recorrido concluye en el panteón el 2 de noviembre, cuando el sol cae la danza inicia, dura aproximadamente 2 horas, donde deleitan con su algarabía y la picardeas de los versos que nacen de la inspiración de los viejos, conjuntados con los pasos vigorosos de los jóvenes.
Don Benjamín Méndez Galán, Casto Pérez Avendaño y Gregorio García Cruz , indicaron que esta danza nace en tiempo de la conquista de los españoles como burla a ellos, se ah transmitido de generación, preservando hasta la actualidad, lo que hace de esta danza un atractivo para todas las edades, logrando que hasta nuestros días pobladores y extranjeros se reúnan en el panteón para observar a la cuadrilla de San Mateo Etlatongo.

Cabe destacar que el contingente de mascaritas, diablos, viejos y muertes, son sólo hombres y esta costumbre se tienen indicios de 1866.


Opiniones

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos obligatorios están marcados con *



La Grandiosa de Nochixtlán

FM 98.9

Canción actual

Title

Artist